10 de Julio de 2018

Financiar proyectos educativos con crédito fiscal

Fundación Loma Negra, en el marco de Programa Puente, lanza cinco proyectos de formación profesional en alianza con escuelas técnicas y centros de formación profesional financiados con fondos provenientes de crédito fiscal.

La inversión de $ 2,28 millones se destinará en un 86% a la compra de maquinaria y herramientas.

Los CIVICOs Barker, Olavarría, Ramallo y Zapala formularon cinco proyectos junto con instituciones educativas técnicas que tuvieron dictamen favorable por parte del Instituto Nacional de Educación Técnica (INET) para su ejecución en 2018 a partir de fondos provenientes de crédito fiscal de Loma Negra. Los proyectos totalizan una inversión de $2,28 millones que serán destinados en un 86% a la compra de maquinaria y herramientas para mejorar la oferta de cursos locales.  

“Hace sólo unas semanas se realizó el depósito, y ahora nos sentamos todos juntos para ver cómo hacemos esto, sabiendo que Olavarría es un partido fuerte en PyMEs de metalmecánica y necesita mano de obra cada vez más calificada”, explica Silvia Díaz, Técnica de Fundación Loma Negra. Lo que permitiría este nuevo proyecto, enmarcado en el Programa Puente, es dar un salto de calidad en el oficio que se brinda hoy en el Centro de Formación Profesional N° 401 de Olavarría mediante la instalación de un taller modelo de soldadura para montajes industriales, adecuación de la infraestructura, maquinaria y herramientas, formación docente y capacitaciones abiertas.

“La realidad es que existe una fuerte demanda de especialistas, por lo tanto, el instrumento de crédito fiscal funciona como un financiamiento a la educación, donde la orientación del proyecto está vinculada a las necesidades que tienen las empresas en cuanto a recursos humanos”, explica Alejandro Testa, ingeniero y especialista en seguimiento de proyectos del Programa de Crédito Fiscal INET. A fin de 2017 el Instituto aprobó cinco proyectos elaborados entre Fundación Loma Negra, Escuelas Técnicas y Centros de Formación Profesional (CFP) aliados de los CIVICOs. Este instrumento de financiación permite que el dinero de los impuestos nacionales que paga Loma Negra se destine directamente a proyectos educativos que permiten mejorar las condiciones de empleabilidad de jóvenes en las comunidades donde opera la empresa.

“Nos gustaría que Loma Negra siga participando todos los años. En el INET la idea central es la educación tecnológica de nivel medio. Por eso abarcamos CFP, nivel terciario no universitario y escuelas técnicas en todo el país -tanto de gestión estatal como privada-. La realidad que tenemos hoy, sobre todo en el interior, es una necesidad muy grande de actualización de contenidos y de infraestructura con lo cual la participación del sector privado es clave dado que son ellos los que tienen el know how”, enfatiza Testa.

Para Hernán Berardo, miembro del CIVICO Ramallo, estos financiamientos a través de Fundación Loma Negra son sumamente importantes ya que “las escuelas técnicas son aliados estratégicos con quienes llevamos adelante el Programa Puente vinculando el mundo educativo con el mundo de la empresa”. Tal es así que el proyecto para presentar al INET se realizó en estrecha articulación para determinar cuál era la brecha que existía entre ambos mundos. “Se resolvió equipar el laboratorio con controladores y con equipos de automatismo en neumática”, detalla Berardo y agrega: “El trabajo con la directora y los docentes de la Escuela Técnica Nº1 de Ramallo fue muy gratificante porque realmente están comprometidos con la tarea que realizan y se esfuerzan para que los alumnos tengan el conocimiento que después requerirán en las industrias”.

Para Dina Bruno, directora del CFP N° 401 de Olavarría, es un gran orgullo poder trabajar en articulación con Loma Negra. “Esta iniciativa aporta tanto a los alumnos como al equipo de 51 docentes porque todos trabajamos por una mejor educación”, enfatiza. Bruno aspira a que el Centro sea la fuente de recursos calificados más importante de la zona, en especial en la formación de soldadores profesionales, dada la alta demanda que existe en este momento. “Todos nuestros alumnos ya saben lo que es la soldadura básica, pero necesitan este curso de cuatro meses para estar capacitados para lo que hoy exige el mercado laboral. Con lo cual tenemos la obligación de darles a los 958 alumnos esta posibilidad de salir con las herramientas y el conocimiento adecuado”, concluye.