04 de Enero de 2019

Rockwell Automation estimula a jóvenes con un desafío de magnitud universal

Apoyó el torneo de robótica First Lego League y apadrinó a una escuela técnica que ganó la competencia basada en el desarrollo de un proyecto científico, el diseño de un robot y la integración de valores asociados al trabajo en equipo.

Todo está sincronizado, los robots se desplazan en una pista diseñada para explorar el espacio y en tan solo 2’30” deben concretar el mayor número de misiones. Este desafío formó parte de la competencia First Lego League, que reunió a un centenar de estudiantes bajo el lema “Into orbit” con el propósito de desarrollar sus habilidades para llevar adelante un proyecto científico y de programación, pero sobre todo para fomentar el espíritu colaborativo y el trabajo en equipo a través de la aplicación de disciplinas integradas como la ciencia, tecnología, ingeniería y matemática (STEM).  

Mariano Soria se desempeña como consultor tecnológico de soluciones para la industria de consumo masivo en Rockwell Automation: “Sentimos una enorme satisfacción por acompañar a estudiantes tan jóvenes y vincularlos con un mundo en el cual Rockwell está íntimamente involucrado, ya que nuestro foco es brindar soluciones de automatización aplicados a la industria basadas en la innovación y que se une a una propuesta desafiante como la de pensar en una dimensión de la envergadura de los viajes espaciales. También aquí subyace lo que nosotros denominamos ‘Empresa Conectada’ en tanto se busca procesar datos a gran escala que se analizan en tiempo real para predecir comportamientos y para que las máquinas aprendan por sí solas y puedan tomar decisiones de forma autónoma”, destacó durante el evento desarrollado en el Centro Cultural de la Ciencia.  

Proyectar a Flecha Cósmica
  El apoyo de la empresa tuvo también el apadrinamiento especial a uno de los diez equipos participantes. El grupo integrado por ocho alumnos de primero a tercer año de la Escuela Técnica Nº 26 Confederación Suiza del barrio porteño de Balvanera, eligió llamarse “Flecha Cósmica” y encontró en las vicisitudes a la que se puede exponer un astronauta en un viaje a Marte la posibilidad de controlar sus emociones para no caer en la depresión o el aislamiento. Apoyados en un prototipo de traje denominado Smart Sensory Skin propusieron monitorear la salud mental de los astronautas y resolver sus necesidades anímicas proporcionándoles en tiempo real videos familiares, libros y otros estímulos emocionales para hacer más placentera la vida ausente de gravedad.  
Nuestros alumnos tomaron contacto con psicólogos y especialistas en neurociencia. Y para conocer experiencias de otros casos en el mundo llegaron a contactarse con un colegio de Turquía. Así como también entablaron una comunicación con grupo de adolescentes que había experimentado este concurso en los Estados Unidos”, comentó Pablo Fiscella, coordinador del Ciclo Superior en Computación y Jefe de Laboratorio del establecimiento educativo, al tiempo que  agregó: “Desde hace unos diez que tenemos vínculo con Lego, pero definitivamente no hubiésemos podido participar de esta edición sin el apoyo económico de Rockwell y de su equipo profesional que estuvo al lado de los chicos con actividades que fortalecieron sus aptitudes para el trabajo en equipo”.  

La compañía designó a un grupo de colaboradores de las áreas de recursos humanos, comercial y administración que asumieron el rol del mentores y trabajaron a disposición del equipo de docentes del colegio para acompañar un proceso que duró un poco más de dos meses. Facilitaron el acceso a los dispositivos propuestos por Lego Education y los integraron con herramientas metodológicas de gestión, trabajo en equipo y hasta los ayudaron a realizar videoconferencias con sus pares y con profesionales de la Agencia Espacial Europea, además de tener un charla directa con Miguel San Martín, quien trabaja en la NASA y participó de varias misiones espaciales con robots.  

Gonzalo Novara, Director de Edubots, dijo: “Me conmovió ver la felicidad con la que los chicos tomaron la competencia. Se respiró un aire de camaradería entre ellos. Lejos de ser un torneo que busca una premiación se vivió como un proceso de aprendizaje colaborativo. El enfoque de esta competencia tiene un fuerte peso sobre los valores y los aspectos éticos del trabajo de investigación. Respecto de la organización, resaltó que “tuvimos en Rockwell un amigo, no un patrocinante. Recibimos un estímulo muy grande por parte de todos sus integrantes. En un año difícil para nuestro país encontrar una empresa tan comprometida no es común. Siento que podemos avanzar juntos con este tipo de proyectos”. 


Houston, tenemos una solución Tras vencer la competencia local, los chicos de Flecha Cósmica obtuvieron el derecho y la posibilidad de representar a la Argentina en el torneo internacional del First Lego League que se realizará el año próximo en Houston, Estados Unidos. “Estamos muy contentos. Los chicos trabajaron por encima de lo que demanda la currícula. Y sobre todo en aquellos aspectos que tuvieron que ver con el compromiso, la capacidad de liderazgo y la experiencia enriquecedora de trabajar con un nuevo modelo de aprendizaje en el que todos trabajan sobre un objetivo común, toman decisiones en conjunto y con disciplina”, evaluó Pablo Fiscella, coordinador de la Escuela Técnica Nº26 Confederación Suiza.